¿Te acuerdas de cuando saliste del armario? Yo sí, y aunque estaba bastante empoderada recuerdo que mi familia lo tomó muy mal. Hubo distintas reacciones, algunos dijeron cosas horribles (con el tiempo se disculparon), otros intentaron actuar normal pero experimentaron cierto rechazo (con el tiempo lo solucionaron) y otros hicieron como que no había ningún problema pero después de eso comenzaron a actuar diferente.

Y aunque a día de hoy todo es maravilloso, salvo por mi abuela que aún no lo lleva muy bien, mi lesbianismo está completamente normalizado e integrado por mi familia, cuando miro atrás y veo a esa niña saliendo del armario me enternece la soledad y la poca comprensión que encontró con la gente que más tenía que quererme.

De ahí en adelante he conocido infinidad de historias, todas muy diferentes, unas muy originales, otras muy terribles y otras simplemente geniales, como la de Maia, una chica belga de quince años que contó en redes sociales su experiencia como bisexual.

“Acababa de ver el último episodio de Skam France en el que Eliott se enamora de Lucas y el verlo tan valiente también me inspiró a ser valiente. Me hizo sentir increíblemente orgulloso de mi identidad. Le pregunté a mi mamá si podíamos salir a caminar y ella dijo que sí, y entonces caminamos alrededor de la manzana. Y luego le pregunté si quería escuchar algo de música conmigo y me dijo que sí”.

“Sabía por experiencias pasadas que salir del armario en persona es mucho más difícil que salir por mensaje, ya que hay mucho más conflictivo”.

Maia se preparó para salir mientras buscaba la canción perfecta.

‘Abrí mi aplicación de música y me desplacé hasta que encontré esta canción llamada Girls by Girl in Red . Mi pulgar se movió sobre el botón de reproducción durante un tiempo hasta que finalmente decidí dejarlo ir y ser yo y estar orgulloso de quién soy. Al principio, ni siquiera podía mirarla. Estaba tan confundida pensando en todas las cosas posibles que podrían suceder ahora. Y cuando me atreví a mirarla, no pude contener las lágrimas. Ella me abrazó hasta que mi respiración se tranquilizó y continuamos caminando. Ella me miró y me dijo: “No te miraré de manera diferente. Sigues siendo la misma persona. Es normal sentirse de esta manera. ¿Sabías que la primera persona que amé fue una chica que conocí en la escuela secundaria? ”

¡Qué bonito!

“Siempre supe que mi madre me apoyaba, pero nunca pensé que lo entendería”, dice Maia. ‘Ni siquiera puedo explicarlo. Después de caminar a casa, le dije que no quería entrar aún y que necesitaba estar sola por un segundo. Me di cuenta de que realmente lo hice: salí del armario con mi madre y estaba bien. Fue incluso mejor que bien! Ni siquiera sé realmente por qué lo puse en Twitter y ciertamente no esperaba que llegara a este tipo de audiencia o que recibiera tanta atención. Pero estoy feliz de que haya ayudado a la gente y les haya dado un sentido de esperanza. Todo es súper surrealista.

Sin duda una historia muy bonita, de amor y aceptación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar