La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) recuerda, con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos que se conmemoró ayer, 10 de diciembre que, aunque actualmente España es referente mundial en igualdad de las personas LGTBI, “es necesario seguir luchando para afianzar los derechos conseguidos y avanzar en libertades”.

Así, la FELGTB recalcó en este día, en el que se cumpleplían 70 años de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la importancia de acelerar la aprobación de la Ley de Igualdad LGTBI, que actualmente lleva más de un año estancada en la Comisión de Igualdad.

Y es que, tal y como asegura la presidenta de la FELGTB, Uge Sangil, “a pesar de ser referente a nivel mundial, aún hay mucho camino por recorrer hasta poder garantizar la no discriminación de nuestro colectivo”.

En este sentido, incide en que, actualmente, en España, siguen proliferando los delitos de odio, la transexualidad sigue estando patologizada, las personas LGTBI gozan de más o menos derechos en función del territorio en el que viven, y los menores LGTBI siguen sufriendo acoso escolar por LGTBIfóbia.

Por este motivo, Sangil explica que “la aprobación de la Ley de Igualdad LGTBI es fundamental para contar con herramientas que posibiliten la realización de un trabajo estructural que ayude a terminar con un estigma y una discriminación milenaria”.

Por otra parte, el coordinador del grupo Internacional y Derechos Humanos de la FELGTB, Rubén López, recuerda que, “como referentes, las autoridades estatales españolas tienen la obligación de profundizar en la mejora de la situación de las personas solicitantes de asilo y refugio ya que, a día de hoy, en más de un tercio de los países del mundo se sigue aplicando la LGTBIfobia de Estado”.

Y es que, en la actualidad, aunque el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos exige que no podrá haber injerencias en la vida privada de las personas, hasta ocho países castigan con pena de muerte las relaciones entre personas del mismo género (Irán, Sudán, Sudán del Sur, Somalia, Mauritania, Arabia Saudí, Yemen y algunos estados de Nigeria) y otros 72 las condenan con penas de cárcel que pueden oscilar entre unos meses y la cadena perpetua.

Asimismo, la Federación incide en que más del 70% de los países del mundo solo permiten el matrimonio entre personas de diferente género.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.