Aiden y Ethan Dvash-Banks son hermanos gemelos que nacieron hace dos años en Canadá a través de la gestación subrogada. Los gemelos tienen dos papás. Una mujer canadiense, con el óvulo de una donante, gestó a los pequeños que nacieron cada uno con la esperma de uno de sus padres. Aiden fue concecibo por Andrew Dvash-Banks, mientras que el padre biológico de Ethan es Elad.

Elad es israelí, mientras que Andrew tiene ciudadanía estadounidense y canadiense. La pareja comenzó su relación en Israel pero se mudó a Canadá en 2010 porque en los Estados Unidos no estaba legalizado el matrimonio igualitario en ese momento. La pareja se casó en Canadá en agosto de 2017.

Ambos hombres son reconocidos como padres legales de los niños y nombrados en el certificado de nacimiento de cada niño.

Las cosas se volvieron difíciles para la familia cuando intentaron mudarse a los Estados Unidos. Al solicitar los pasaportes estadounidenses, la pareja argumentó que ambos hijos debían tener el permiso de residencia porque Andrew es un ciudadano estadounidense.

Por otro lado Andrew también es reconocido legalmente como el padre para ambos niños, independientemente de cuál de los hombres proporcionó el esperma y de quién es biológicamente hijo, ya que los pequeños tienen dos papás,  ninguno de ellos es más o menos hijo según su ADN.

No obstante, el Departamento de Estado de Estados Unidos, en un acto de homofobia, no consideró que fuera una familia como todas por lo que exigió un examen de ADN y solo otorgó la ciudadanía a Aiden.

El Departamento de Estado le dijo a Andrew que podía acoger a Ethan como su «hijastro» para obtener una tarjeta verde o intentar adoptarlo. Esto último era muy complicado dado que Andrew ya figura en el certificado de nacimiento como el padre del niño.

Los padres lucharon y el caso se hizo mediático. Y en un fallo histórico un juez federal dictaminó que el segundo gemelo tiene los mismos derechos que su hermano, que ambos son iguales, hijos de la pareja gay, por ende el pequeño tiene los mismos derechos y protecciones de los que disfruta su hermano, ya ciudadano estadounidense.

«Estamos extremadamente satisfechos con el resultado», dijo Elad en un mensaje de video de la pareja, publicado en el canal de YouTube de Immigration Equality. «La justicia ha ganado, y estamos extremadamente felices, y esperamos que Ethan haga grandes cosas, y con suerte, quizás, se convierta en un presidente de los Estados Unidos algún día».

«Estoy muy feliz de que mi hijo Ethan esté siendo reconocido y tratado de acuerdo con la ley, al igual que su hermano gemelo Aiden», agregó Andrew.

Nos alegra mucho el fallo histórico que iguala los derechos de estos hermanos gemelos, sin duda sienta un precedente para las familias LGTB.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.