Cuando el hijo de Heidi Irene y Terry Trammell, Aiden, les contó que era gay, sabían que tenían que hacer algo para ayudarlo a sentirse querido y amado. Fue entonces cuando la familia decidió celebrarle una ‘gayceañera’ por su 15 cumpleaños.

LEER: La emotiva reacción de un niño al enterarse de que su hermano es gay

«Cuando Aiden salió del armario oficialmente, comencé a buscar ideas sobre cómo mostrarle nuestro apoyo como padres», explicó Heidi a PinkNews .“No hace falta decir que no encontré mucha información o ideas”.

“Sin embargo, algunos artículos y blogs que leí hablaban sobre el tema de que las personas homosexuales tenían que salir una y otra vez, y que las personas heterosexuales nunca tenían que decírselo a nadie”.

«Pensé para mí misma, supongo que es por eso que la gente celebra una fiesta, para que puedan hacerlo de una vez y no tener que ir saliendo continuamente».

LEER: Thalía debuta como directora de cine con un documental sobre la fiesta “Quinceañera” de una chica trans

Heidi se dio cuenta de que los dos hitos importantes de su hijo podrían ser celebrados conjuntamente. La comunidad latina celebra la fiesta de la quinceañera, que marca un hito importante en la vida de una niña. Por eso decidimos celebrar todo de una vez: sus quince años y su salida del armario.

Vestido con un traje arcoiris, la familia y los amigos de Aiden llenaron el Sunset Restaurant and Lounge en el vecindario de Glen Burnie. Los manteles arcoíris y las servilletas del Orgullo adornaban las habitaciones y los cócteles multicolores y pajitas de papel, salpicaban las mesas.

La maestra de Aiden era la disc jokey mientras un amigo de la familia dirigía un fotomatón y se realizaba un «concurso de preguntas y respuestas de Aiden».

«Una de las primeras cosas que espero que todos puedan recordar fue la alegría que hubo durante toda la celebración», continuó Heidi.

Tras la fiesta, agradeció a sus seres queridos el acercarse a apoyar no solo a Aiden, «sino a la comunidad LGTB de la que ahora forma parte».

“Fue un gran apoyo para todos los jóvenes que asistieron saber que hay lugares y espacios seguros donde al menos pueden ser ellos mismos. Lo sorprendente fueron los camareros y los clientes que se me acercaron y me contaron sus historias sobre tal vez cómo no habían sido aceptados en un momento dado, o si su hermano sufría por culpa de unos padres que no los apoyaban.

LEER: In a Heartbeat, un cortometraje sobre el amor adolescente

Otros simplemente vinieron a abrazarnos y agradecerme por ser unos buenos padres. Cuando apoyamos, recibimos apoyo y podemos convertirnos en aliados para ser aliados de las generaciones más jóvenes, independientemente del pasado».

Un amigo de la familia describió la noche en Facebook : «¡Ver a tanta gente llenar una habitación con amor incondicional y apoyo me da muchas esperanzas para el futuro!«

También te puede interesar

loading...

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.