Cuando tenía 23 años salí del armario, conocí a la que sería mi primera novia y me fui a vivir con ella. En ese entonces mi hermana tenía apenas 1 año. Teníamos mucha diferencia porque mis padres me habían tenido a mi siendo muy jóvenes. Siempre había querido tener una hermana y aunque nos separaban muchos años la experiencia fue maravillosa desde que la sostuve por primera vez en mis brazos.

como explicar a los niños la homosexualidad

Desde que nació estuve muy presente en la vida de mi hermana. La llevaba al parque, a cenar, a exposiciones, al cine. Nos adorábamos. Mi familia no había reaccionado muy bien a mi lesbianismo. Me decían que tuviera cuidado con mi hermana, que no fuera a darse cuenta de mi homosexualidad porque me admiraba mucho.

No tomé en cuenta esos consejos, sabía que mi hermana lo entendería muy bien, y cuando tenía 4 años le expliqué que así como hay chicas a las que le gustan los chicos, hay chicas a las que le gustan las chicas, y que era mi caso. Y que esa amiga con la que yo vivía y a la que tanto ella quería, era realmente mi novia.

No solo lo asumió como algo normal, sino que al pasar los años se convirtió en una niña muy “gayfriendly”, siempre estaba atenta a la aprobación de leyes en el mundo, como la del matrimonio igualitario, a famosas que salían del armario y dibujos animados inclusivos con personajes gais, como “Los Simpson”.

Mi hermana tiene ya 12 años. Es la típica preadolescente que está pegada a su móvil, que sabe usar internet mejor que cualquier adulto, se entretiene con youtubers y sigue por Instagram a un montón de famosos. Sus amigas del colegio saben que su hermana mayor es lesbiana, y eso ha permitido que sea un tema natural y normal.

He recibido muchas críticas de familiares por la actitud tan abierta de mi hermana. “No le enseñes esas cosas”, “ella no debería saber de estos temas, es aún muy pequeña”. Yo solo respondo: “¿No saber qué? ¿No saber de respeto, de amor?”

Si alguien en mi familia hacía un comentario homófobo, ella era la primera en sorprenderse. Hace unos meses una de mis tías comentó: “he visto a una pareja gay besarse en la tele, no soy homófoba pero eso me da asco y no quiero que mi hijo lo vea”. Mi hermana inmediatamente me dijo: “no me puedo creer las palabras que han salido de su boca, ¿no quiere que su hijo lo vea? Pena me da que su hijo escuche algo así”.

Me gusta verla, escucharla. Tan abierta, respetuosa y sensible. Le encanta la modelo Cara Delavingne, abiertamente lesbiana. “Lo ha dejado con su novia, está soltera, tú también, sería mi sueño que fuera tu novia”, me dijo un día.

Ella se define como heterosexual. No obstante, no se cierra puertas. “Me he dado cuenta que me gustan los chicos, yo creo que soy hetero. De todas formas te digo que si Cara Delavingne viene a buscarme, lo dejo todo”, me comentó un día que tomábamos un helado. Me reí a carcajadas.

Ayer estaba mirando mi Facebook y en el muro me apareció un comentario que había hecho mi hermana en una publicación muy comentada. La publicación era acerca de la posibilidad de que Elsa, la princesa de Frozen, fuera lesbiana y tuviera una novia en la segunda parte de la película. Muchas personas criticaban esta posibilidad con frases como “estoy harta de que los gais homosexualicen todo”, “¿Qué? Me parece lo peor, ¿cómo le explico a mi hija que es lesbiana?”, “No estoy de acuerdo, no soy homófobo pero a mi sobrina le encanta Elsa, si fuera lesbiana sería terrible”. “Saquemos a los niños de esto, no se le puede explicar que su princesa favorita es lesbiana”.

Y ahí, entre una marea de intolerancia, un comentario que me dejó asombrada, el de mi hermana pequeña, el de una niña de 12 años. “¿Quieren saber cómo explicar a los niños la homosexualidad? Simple: ‘ellas se aman’ o ‘ellos se aman’. Punto”. 

Me llené de Orgullo. Muchas personas sin criterio piensan que si los niños saben qué es la homosexualidad, serán homosexuales. El “único” peligro que corren los niños es el de ser tolerantes, libres y respetuosos. El de poder construir, en el futuro, una sociedad mejor.

Muchas gracias mi querida V.

13 Respuestas

  1. Janet

    En no caso la sicoloja me dojo a ya es hora De secure a no hija a no parent es muger y con la allude De la sicoloja lo supero y Ella dise a tiene dos makes con un orgullo a me sorprendo

    Responder
  2. Juan

    Muy creíble la historia, se nota claramente que esa elocuencia y forma de escribir es de una niña de 12 años.
    Soy gay, así que no me tachen de homófobo, pero con estos cuentitos no convencemos a nadie, incluso se puede tomar como un claro ejemplo de idealización de aceptación de la homosexualidad y burlarse de ello, casi como una fábula.
    Escriban algo veraz para que dejen de tomarnos de crédulos y tontos en lugar de humillarnos con esta palabrería casi sin fundamento.

    Responder
    • Virginia Perez

      Soy lesbiana y estoy casada mi pareja y yo tenemos cuatro años juntas, tengo dos hijos de 9 y 7 años, hace dos años cuando planeaba más casarnos,mi hija se quedo muy seria, pensé que estaba en desacuerdo, siempre he sido muy abierta con ellos, le pregunté si le pasaba algo, solo me dijo: “¿las dos llevarán vestido?” me reí mucho pues en realidad ellos no tienen prejuicios como nosotros, hasta la fecha ellos aman a mi esposa, y lo mejor tienen una relación cercana también con su padre biológico, lo cual entienden a la perfección, no son tontos ni juiciosos, son niños increíbles!!

      Responder
      • Mirta Beatriz Isaac

        Es excelente lo que contás… Soy hetero pero tengo amigos gays y lesbianas y me encantan su forma de ver el mundo…. Aman a mis hijos y les inculcan valores mucho mejor que mi esposo y yo… Me encantaría que compartan mas notas sobre los niños que se relacionan con familias cuyas parejas sean homosexuales…

    • V.C

      Eres libre de creer lo que quieras.
      Pero te digo una cosa: Algunos niños maduramos antes que otros y vemos el mundo de otra manera.

      Responder
  3. Fati

    Muy desacertado tu comentario Juan. Si prestaras atención a la lectura te darías cuenta de que la que escribe la nota no es la niña, sino su hermana de 23 años. Yo también tengo una sobrina que cada dos por tres me está diciendo algunas frases de estas dignas de admirar, y ella tiene 7 años. No son cuentos ni fábulas. Tu no habrás tenido el placer de vivir una situación así, pero no creas que sólo existe lo que tú conoces… te doy un consejo? Vuelvete a leer el texto! Que por cierto, es precioso y totalmente veraz.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR