Maribel Blanco es una de las madres lesbianas más famosas en España. Ocho años lleva luchando para tener derechos sobre su hijo, los que perdió por ser madre no biológica,  cuando se separó de su novia, con la que no estaba casada.

Son muchos los casos que afectan a mujeres lesbianas y bisexuales que tienen hijos sin estar casadas. Hoy denunciamos la situación de Mónica, quien lleva dos años sin poder abrazar a su hija Eva. Creó un grupo en Facebook en el que decenas de personas apoyan su causa enviando una foto con la frase: “Eva tiene dos mamás“.

eva tiene dos madres

Mónica cuenta su historia a Oveja Rosa:

“Empecé a salir con mi ex pareja el 16 de octubre de 1999, y para el 11 de noviembre de ese mismo año, ya habíamos decidido que lo nuestro era para siempre (tengo una alianza de oro que lo muestra).

Ella contaba con 22 años. Estaba en una relación hetero de hacía años y armando su casa para irse a convivir con él. Pasó mucha agua bajo el puente pero lo que sentíamos era muy fuerte. En mayo de 2001 decidió venir a vivir conmigo y empezar el sueño de una familia.

Ella quería, más que nada en la vida, tener un hijo y yo soñaba un hijo con ella. Empezamos los tratamientos de  fertilización asistida en una clínica. Allí hubo varios intentos fallidos, inclusive una intervención quirúrgica por poliquistosis. Los tratamientos eran carísimos así que teníamos que espaciarlos por el tema dinero (somos docentes las dos). Cada vez que podíamos ahorrar algo o terminábamos de pagar el crédito en que nos habíamos metido, arrancábamos de nuevo. Como sabrán, no sólo los tratamientos son caros sino también toda la medicación que se requiere.

Hicimos todo tipo de tratamientos sin resultados cinco veces. La quinta vez mi ex ya se había desesperanzado y decidió que paráramos todo allí. Como yo no suelo abandonar las metas, insistí en una vez más. El 20 de enero de 2006  tuvimos los resultados del laboratorio confirmando el embarazo. No se imaginan, yo creo que toqué el techo con la cabeza del salto que di. En fin, la felicidad pura. Pero la cosa venía complicada y tuvo que hacer reposo absoluto. La familia de ella no quería saber nada de la situación así que este cuerpito se la bancó solita, (solita no, mi hija mayor y mis amigos estaban allí, mi gente).

Bueno, el septiembre antes de la primavera llega Eva, una bebota hermosísima y vivaracha con la que nos vinculamos profundamente. Conocía mi voz y la calmaba, se sentía segura. Y así creció Eva, llena de amor.

evatienedosmamas

Un día, cuando llegué a casa, estaba el  hermano de ella con su señora y el pibe. Llegué y Eva lloraba, y le pregunté qué le pasaba. Me dice:

—Papo me pegó.

Aclaro que mi ex cuñado estaba muy loco pero sabía que no le iba a pegar, pasó que estaban jugando un poco a lo bruto y la nena se golpeó la rodilla. Fuerte fue el golpe porque no se podía parar. La levanté aúpa y traté de calmarla. Se desató una escena dantesca de gritos y acusaciones. Yo en silencio, porque no me engancho en esas cosas y me preocupaba la nena.

Mi ex defendía al hermano de acusaciones que yo no hice. Su recurso era someterme al silencio cuando se enojaba. Una aclaración: si yo metía la pata ella se enojaba y si ella metía la pata también se enojaba. Pero esta vez priorizó la palabra (encima mentira) de alguien de afuera de la pareja y para mí eso se califica como traición. Porque nunca, reitero, nunca me preguntó a mí qué había pasado. Así que le dije que esto llegaba hasta ahí, que para mí no iba a ser sino “durmiendo con el enemigo”.

Un par de meses después se mudó. Para esto le di la ventaja de llevarse todas las cosas que necesitaba para la casa. Todo para que Eva estuviera bien. Aparte, le compré algunas cosas más que necesitaba para la casa. Transcurrió el tiempo y yo veía a Eva todos los días. Es más, ese verano nos fuimos juntas de vacaciones. Llevaba e iba a buscar a Eva al jardín (ya estaba en sala de 4). Se quedaba en casa un día a la semana y los findes. Así hasta el 24 de diciembre de 2011 que, sin mediar discusión mi ex se llevó a Eva de casa, todas las fotos en papel y digitales que tenía de la nena (porque en casa se movía libremente) y no pude estar más con mi hija.

eva2

Una aclaración es que en enero de ese año ella se puso de novia con un flaco, con el que está actualmente. No sé si convive o no. Pero la nena me contaba que hacían que le dijera papá, y que yo era como una tía postiza.

Me crucé una vez con Eva por “causalidad”. Me abrazó y me pidió vivir conmigo. Yo intenté por todos los medios que mi ex mantuviera una conversación conmigo, mail, llamados, además trabaja en la misma escuela que yo y la encaré varias veces. Fui a abogados e hice 3 mediaciones. Inicié demanda por filiación y la jueza la rechazó in limine, por lo cual no puedo hacer apelación.

Ahora estoy con la Federacion LGTyB de Argentina iniciando nuevamente la demanda en otros fueros, pero todo es muy lento. Ya hace mas de 2 años que no puedo abrazar a mi  hijita y necesito encontrar un camino hacia ella.”

eva3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies