1.El año de los buses intolerantes

Seguro que algunas de las reacciones anti LGTB de este año las conocéis de sobra. Desgraciadamente la más popular, la del bus transfóbico de la plataforma ultra Hazte Oir, ha dado la vuelta al mundo. ¿Su lema? Que la comunidad LGTB somos un supuesto lobby demoníaco que queremos convertir a todos sus hijos en transexuales a través de la nueva Ley de tolerancia LGTB de la Comunidad de Madrid. La idea fue replicada por el Frente Nacional de la Familia en México. Al menos tanta locura nos ha traído una grata conclusión: Tanto en el país centroamericano como en Nueva York, así como en todas las ciudades españolas, el bus ha sido recibido con pitadas y huevazos. Por supuesto, los autores del mensaje del autobús se han atrevido a dar la vuelta a la tortilla e ir de víctimas de la intolerancia. Nos gustaría ver cómo nos recibirían ellos si me dedico a decirles que sus hijos son unos monstruos antinaturales…El programa de la Sexta, El Intermedio, se atrevió a sacar un contra-bus.

2.¡Nos quieren quitar el arcoiris!

Esas debieron ser las palabras con las que Linda Harvey, la fundadora de Mission America, un grupo ultra cristiano de EEUU, convenció a sus seguidores para intentar patentar el arcoíris como símbolo propio, alegando que los diabólicos LGTB querían “profanar la dulce imagen del arcoíris y ahora se ha convertido en una señal llamativa del grave pecado de la homosexualidad”. Ahí es nada. En fin, deseando estamos que lo patente, teniendo en cuenta que la bandera LGTB no es el arcoiris:

3.¡Oh no! Facebook ha sucumbido al pecado

Más o menos este es el mensaje con el que un usuario de Facebook, Hikmat Hanna, se oponía al Emoji que la comunidad creó para el Orgullo LGTB. El hombre lanzó esta imagen, que tuvo decenas de miles de seguidores, donde exigía a Facebook un Emoji cristiano, para compensar su “lado perverso”. Facebook hizo caso omiso al llamamiento, y Hikmat acabó peleándose con multitud de usuarios que reaccionaban ante su intolerancia. Hikmat se muestra a menudo en contra del matrimonio homosexual y, en definitiva, cualquier cosa no heteronormativa.

 

4. “El lobby gay viene a imponer a nuestros hijos la dictadura de la sodomía”

Esta es la frase con la que podríamos resumir el discurso que hacen un día sí, y otro también, supuestos “periódicos” como Infovaticana o La Gaceta. En resumen sus mecanismos informativos son los siguientes:

Paso 1. Un cura o un presentador -generalmente de Intereconomía- insulta, desprecia o amenaza a la comunidad LGTB.

Paso 2. Las diferentes organizaciones defensoras de la tolerancia toman cartas legales en el asunto.

Paso 3. Estos periódicos escriben en sus portadas que están siendo acosados por el Lobby gay, y reclaman su derecho a la libertad de expresión (y de amenaza y de insulto, por lo que parece).

Para muestra un botón. Hace unos días el presentador Eduardo García Serrano, conocido en el mundo entero por sus frases machistas y xenófobas, decía respecto a la transexualidad: “Si a un LGTB, H, J, K, L, M, N, O, P, Q, R, S, T, U, V, W, X, Y, Z que antes tenía escroto y pene y ahora se ha hecho una vagina de diseño y se ha puesto unas tetas de saldo, va a la clase a la que están mis nietos a hablarles de las bondades de la sodomía y de las bondades de los placeres sáficos; yo voy a la cárcel. Pero, además, con razón”. En fin, todos entendemos lo que quiso decir.

La asociación Arcópoli ha presentado, lo cual agradecemos, una denuncia contra este sujeto al considerar que sus declaraciones se pueden entender como un “presunto delito de odio” y el susodicho y su periódico de guerrilla, La Gaceta, han contado la noticia de esta forma: Eduardo García Serrano, acosado por el Lobby LGTB. Infovaticana, lo único que dice al respecto ¡todos! los días es que Las leyes de igualdad LGTBI son leyes con “tintes totalitarios que persiguen y castigan a todo aquel que no comparta la doctrina de la ideología de género”. Sin palabras.

Lo sorprendente de todo esto es que estos “periódicos” publican más noticias LGTB que nosotros, algo que nos tiene tan alagados como estupefactos. ¿Será que solo piensan en nosotros?: ¡Del amor al odio hay un paso, chicos! 

5. ¡Se acabó el Vodka!

Las presiones contra Absolut y su publicidad pro-LGTB, (Absolut es una de las marcas que más han hecho, y hace, en el mundo por la visibilidad y la tolerancia LGTB desde sus inicios) lograron que se evitara poner multitud de carteles en México de la campaña. La presión contra la compañía llego a ser insufrible, pero la firma de Vodka no se achantó, sino todo lo contrario. Decidió donar 200.000 pesos mexicanos -el dinero que iban a usar para hacer la cartelería- a la sede mexicana de la asociación It Gets Better, que lucha internacionalmente por llegar a cada rincón del mundo donde haya una persona LGTB y decirle: Todo mejora. ¡Olé Absolut!

Sobre El Autor

Oveja Rosa es la primera revista para familias homoparentales en Europa y América Latina. Un espacio de encuentro y de información para familias diversas, para lesbianas y gays que buscan tener hijos y/o ya los tienen.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies