Kyle Casson es un joven británico de 24 años que deseaba ser padre por encima de todo.

Desesperado por el rechazo continuo que le dieron todas las clínicas de reproducción subrogada a las que acudió, (debido a su soltería), Kyle decidió pedir ayuda a una familiar suya para poder ser papá por subrogación. En un principio ella iba a ser la gestante pero varios problemas médicos se lo impidieron. Su sueño parecía un imposible, pero fue entonces cuando Casson pensó en su madre.

En los países como Gran Bretaña o EEUU la libre disposición del cuerpo y la libertad de autodeterminación del sujeto en este campo esta mucho mas extendida y mejor vista, a día de hoy, que en países de lengua hispana. Es mas, es relativamente común que un miembro del círculo familiar o personal actúe como gestante en este país, que permite la gestación subrogada siempre que no medie un interés económico y la gestante pueda decidir sobre el destino del niño en el momento del nacimiento. Tal es así que la madre de Kyle no dudó un segundo en aceptar la oferta de convertirse en la gestante del bebé, opción que convirtió el deseo de su hijo en una realidad. Annie-Marie Casson, de 46 años, se convirtió en la primera gestante, (por fecundación in-vitro  y con el óvulo de una donante anónima) de su propio nieto:

 “La primera vez que Kyle acudió a mí y a mi marido pensé que podía hacerlo. Algunas personas, cuando lo descubrieron, dijeron ‘urgh’, pero es algo que ellos no lo entienden…no está biológicamente ligado a mí, aparte de por ser mi nieto. Me encanta ser madre y que Kyle pueda experimentar esa sensación» afirmaba recientemente Annie-Marie.

La decisión suponía correr varios riesgos legales, pues la ley podría no identificar a Casson como padre sino como hermano, pero la Corte Suprema británica ha dictaminado que el padre biológico del niño puede adoptar legalmente al bebé, aunque a día de hoy Alan, el marido de Anne-Marie y padrastro de Kyle, figure todavía como padre legal del bebé, y Kyle como su hermano.

adopción gay ovejarosa

Kyle esta entusiasmado desde que es padre y lo tiene claro, ante tanta controversia: «Tengo un hijo y estoy muy feliz. Mientras que una persona pueda proporcionar un hogar, y cuente con el apoyo necesario, no veo por qué se le debe negar el derecho a ser padre».

Fuente: DosManzanas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.