Grayson tiene 9 años y le gusta llevar al colegio una mochila de «Mi pequeño pony». Así de sencillo. Pero la sociedad no se lo pone tan fácil.

Noreen Bruce, su madre, ha denunciado que la escuela le ha prohibido a su hijo llevar a clase la mochila, al considerarla un “detonante de acoso”. En los últimos meses, el pequeño Grayson Bruce ha tenido que hacer frente a ataques físicos y verbales. Grayson es un fan de Mi Pequeño Pony, lo que ya le había supuesto “que me peguen, me empujen, me llamen cosas horribles”. Pero la cosa empeoró cuando empezó a utilizar su mochila, considerada por sus acosadores como “de niña”. Curiosamente Grayson explica que la escogió porque “la mayoría de  los personajes de la serie son niñas, y la mayoría de los juguetes son para chicas, pero sorprendentemente me encontré algo así”.

Grayson asegura que le gustaría seguir usando su mochila, pero los funcionarios del Distrito Escolar del Condado de Buncombe, al que su centro pertenece, le han pedido que no lo haga. Según afirman, se trata de “abordar una situación que ha provocado disrupción en el aula”. De momento, el pequeño ha comenzado a usar otra mochila para llevar su almuerzo al colegio, hasta que el asunto se resuelva. Por su parte, la madre del pequeño Grayson afirma no entender el motivo, ya que la serie de la que su hijo es seguidor solo pretende “promover la amistad, no hay malas palabras, no hay violencia, algo difícil de encontrar en los dibujos animados ahora”, y pide un castigo para los jóvenes involucrados en el acoso.

Tras divulgarse la historia, Grayson ha conseguido numerosos apoyos en Internet. Entre otros, ya han sido recogidas casi 4.000 firmas a través de la plataforma change.org para solicitar que Grayson pueda llevar su mochila sin que ello suponga que le acosen. Asimismo, una página de Facebook que lleva por nombre “Apoyo a Grayson, y que cuenta ya con más de 20.000 seguidores, ha sido creada por uno de sus amigos con el mismo propósito. Esta página contiene varios vídeos con mensajes de apoyo, como el publicado por un miembro de la Marina estadounidense que se identifica como suboficial Dorr y cuyo mensaje podéis ver a continuación:

Sin duda, este tipo de noticias nos hacen replantearnos el modelo educativo y la necesidad de combatir el acoso y educar en el respeto a la diversidad. No deja de ser llamativo ver cómo el sistema se pone, en muchas ocasiones, de parte de los acosadores, estigmatizando y culpando a las víctimas del maltrato sufrido.

 

Fuente: Dos Manzanas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.