La decisión de tener hijos no es algo que se produzca en un minuto. Es el final de un largo e inconsciente proceso de maduración personal y necesidad vital, eso que llaman “instinto maternal”. Cada mujer vive el deseo de ser madre de una manera diferente, y ni siquiera en el caso parejas de mujeres, cada una llegamos con las mismas expectativas o “necesidades”.

La única diferencia de las parejas de lesbianas respecto a las parejas homosexuales es que nuestro embarazo pasa irremediablemente por un centro de reproducción asistida. Si es que queremos asegurarnos las garantías legales –poder inscribir al bebé como hijo de las dos madres – y médico-sanitarias del proceso.

Afortunadamente, en Madrid y Cataluña, las parejas de mujeres podemos acudir a la sanidad pública si lo que deseamos es una inseminación artificial. Si nuestro proyecto de maternidad pasa por el método ROPA, no tendremos más remedio que acudir a un centro privado. La sanidad pública, no lo incluye en su cartera de servicios.

Pero, ¿qué clínica elegir? ¿existen centros de reproducción asistida para parejas mujeres ? ¿qué nos preguntaran?

¿Cómo elegir el mejor centro de reproducción asistida?

El precio del tratamiento nunca debe ser el motivo principal para elegir uno u otro centro. Si deseáis tener un bebé y formar una familia, sinceramente, no vendrá de 500 o 1000 euros de diferencia. Tener hijos implica muchos otros gastos y durante mucho más tiempo. Antes de iniciar el proceso, aseguraros de tener los recursos económicos suficientes.

Lo importante es cómo os acojan como pareja de mujeres. ¿Han adaptado los protocolos médicos y burocráticos a las parejas lesbianas? ¿Cuantas parejas como vosotras han ayudado? ¿Tienes referencias directas sobre el centro?

 

¿Existen centros de reproducción asistida para parejas lesbianas?

Definitivamente, no. Todos los centros de reproducción asistida atienden a parejas de mujeres, pero no todos se han adaptado a nuestras necesidades ni nos tratan de igual forma. Son pocos los centros en España que se han comprometido con el colectivo LGTB. Si queréis realizar el método ROPA en Barcelona destaca el Centro de Reproducción Asistida Sagrada Familia, no sólo se han adaptado totalmente a nuestra realidad, sino que colaboran estrechamente con la Asociación de Familias LGTBI en la defensa de los derechos de las familias homoparentales.

Las primeras preguntas en el centro de reproducción asistida

Antes de decidiros por un centro, es muy recomendable pedir una primera cita a varios, para poder comparar, no sólo precios, si no también el trato recibido.

En una primera cita, hay una serie de preguntas obligadas, preguntas médicas y legales que los médicos efectúan a todas las personas. Todos aplican el mismo protocolo. Necesitan conocer el historial clínico de la mujer gestante, y si estáis o no casadas. Ello determinará la posibilidad o no de realizar el método ROPA.

Es importante que, antes de ir a la primera visita en el centro, hayáis hablado largo y tendido sobre quién se quedará embarazada y de quién serán los óvulos. Pues de ello depende el tratamiento a  seguir. El semen, tal como establece la ley, siempre tendrá que ser de donante anónimo. Si no fuese así, la filiación – es decir el hijo – seria del hombre que ha donado el semen.

“Afortunadamente en el caso de parejas de mujeres, tenemos el doble de posibilidades respecto a las parejas heterosexuales. Hay dos mujeres que pueden aportar los óvulos y pueden gestar el futuro embrión”, explica el Dr. Julio Herrero, codirector del CRA Clínica Sagrada Familia.

Junto con la salud reproductiva, la edad es determinante en el éxito del tratamiento, “según el proyecto familiar de la pareja, aconsejamos que se embarace una u otra, pero la última palabra la tienen siempre ellas.”, detalla el Dr. Juan José Espinós, codirector del CRA Clínica Sagrada Familia.

En la primera visita es el momento de plantear todas vuestras dudas sobre el procedimiento médico así como el soporte psicológico que os ofrecen.

“Lo más importante en todo el proceso es la fortaleza como pareja, el soporte mutuo “, nos explica la Dra. Roca, psicóloga del mismo centro, quién ha apoyado a más de un centenar de parejas lesbianas en su proceso de reproducción asistida. “La principal diferencia entre las parejas lesbianas que venís al centro y las heterosexuales es que compartís más íntimamente todo el proceso”, precisa la Dra. Roca, “ incluso la montaña rusa emocional que implica el tratamiento hormonal”.

Vuestra primera cita en con el ginecólogo ha de servir para recabar el máximo de información,  pero sobretodo para captar el “feeling” respecto a vuestro proyecto de maternidad.

Y cuando salgáis de la consulta, preguntaros:

¿nos hemos sentido a gusto con el personal del centro, me inspiran confianza ?

Este artículo es una aportación del blog MamayMami

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR