Hace tiempo que un libro no me conmovía tanto. Honesto, sin pretensiones y profundamente emotivo. Lectura rápida. Consumí la vida de la pequeña Daniela en un par de viajes en el metro.

Me gusta cuando las letras dibujan personas, las retratan de forma tan certera. Cuando vemos los miedos y las alegrías del otro y nos parecen tan nuestras. Cuando los detalles generan imágenes y estas imágenes nos generan emociones. Hablo de “El libro de Daniel(a)”, que narra la historia de Daniel, el hijo menor de una familia. Un niño que con sus pocos años y pocas palabras intenta explicar a su familia que ha nacido en un cuerpo que no le corresponde. Que es una niña y no el niño que todos ven.

Daniel quiere jugar con muñecas, quiere una mochila de Violeta, quiere vestirse de princesa. Su madre piensa que es gay, pero Daniel no es un niño al que le gustan los niños. Es una niña. El acto de amor de su madre es la comprensión y el apoyo. El resto de la familia tarda más, pero se encamina en la misma dirección.

Es difícil para la familia. Temen el reproche social. Es difícil para el padre. El que creía su hijo es su hija. Es más difícil para Daniela. Este libro pretende luchar contra la ignorancia y contra los prejuicios que rodean a los niños y a las familias de los pequeños y pequeñas transgénero.

La familia de Daniela ha creado una fundación para apoyar a los niños transexuales, y a su entorno escolar y familiar. Buscar financiación para la investigación y para seguir publicando libros tan hermosos como éste. Lectura absolutamente recomendada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR