Capítulo 1: La aventura de ser madres.
Capítulo 2: Eligiendo donante.
Capítulo 3: Inseminación en casa

La verdad, no me sentía con muchas ganas de sentarme delante del ordenador a escribir y  explicar cómo intentamos, por segunda y tercera vez, quedarnos embarazadas pero no funcionó. Aunque nos duela, esto forma parte de la experiencia, parte del proceso que algún día, espero que pronto, nos llevará a tener a nuestro bebé en nuestros brazos. Tal vez uno o dos, ¿quién sabe?

Por internet se habla de todos los métodos posibles para quedarte embarazada, diferentes clínicas, experiencias, precios.., pero pocos hablan de cómo te sientes cuando los intentos no dan su fruto.

Sinceramente siempre he sido una persona muy maternal, muy muy maternal. Nunca hubiese pensado que me costaría quedarme embarazada. Es algo que no entraba en mis planes y menos aún estaba en mi ranking de miedos, pero el cuerpo es algo impredecible y no va a ser diferente para este tema en concreto. La naturaleza es un misterio.

Pero la realidad a veces es otra cosa a lo que imaginamos, aquello que tenemos montado en nuestras cabecitas. Han sido sólo 3 intentos, nada desbaratado o espectacularmente alarmante, pero lo suficiente para hacerte sentir o pensar: ¿Qué pasa?, ¿Estamos haciendo algo mal?

¡Y aún  más en este momento de mi vida, dónde todo ser viviente parece estar quedándose embarazada! Quizás exagero.., o quizás no, ¿serán las hormonas?, ¿Me estoy volviendo paranoica?, Por cierto, un aplauso a mi mujer por aguantar mis altibajos durante las últimas semanas o meses. ¿Quién dijo que sería fácil?

El método que estamos utilizando es la inseminación intrauterina. Hasta ahora sólo nos habíamos ayudado de la inyección que te tienes que poner tu misma para que el óvulo decida salir de su nido en busca de aventuras, lo cual funcionó perfectamente las dos veces, o al menos eso dicen los test de ovulación, y yo no soy quién para contradecirles.

También nos ayudamos de suplementos naturales como la Maca, un producto que contribuye al balance hormonal. También tomaba pastillas prenatal con todos sus minerales variados y ácido fólico. Y por último, Vitex, la reina de las reinas de las pastillas “premamás”. Todos los videos en YouTube la recomendaban: “el milagro del Vitex”. Milagro que para nosotras, no llegó a obrar.

Vimos decenas de vídeos sobre madres lesbianas y el proceso, por ese motivo empecé con mi cuaderno de bitácoras. Tal vez podemos ayudar a alguna persona o aunque sea, entretener con nuestra historia.

Y así hemos llegado a 17 de Febrero del 2017, CD (Cyclus Day) 6. Este ciclo estoy tomando Clomifen. Por suerte soy muy regular con mi periodo y ovulación, así que supuestamente lo que la pastillita mágica hará por mí es crear (esperemos) un segundo óvulo, lo que haría aumentar las posibilidades de que este fuera nuestro ciclo.

El jueves que viene, 23 de Febrero, sabremos si hay uno o dos óvulos y si programamos la inseminación para el día siguiente o el lunes, es decir, 4 días después (la clínica no abre los fines de semana).

Y hasta aquí un pequeño avance sobre nuestras aventuras, ¡Escalando y descendiendo hasta llegar a nuestro Himalaya!

¡La semana que viene os cuento el proceso en la clínica!

 

Erika Sánchez

3 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies