Jueces

2 de febrero de 2015. El Tribunal Supremo se ratifica en una sentencia que es un monumento a la falsía judicial, una construcción perfecta de cómo burlar los derechos del menor. Por supuesto bien condimentada con adjetivos tan idóneos como “vientre de alquiler”, muy del gusto de los que no saben conjugar las palabras respeto y niño.

Gavel and Law BooksEn 2008 nacían dos niños en California (USA), hijos de un matrimonio español constituido por dos hombres. Su filiación quedaba determinada por sentencia judicial y así se inscribieron, tanto en el registro californiano como en el español, a nombre de sus dos padres. La Fiscalía recurrió esa inscripción y la familia emprendió una batalla legal por su supervivencia. El TS ha tenido que revisar su dictamen previo tras una Sentencia (26-6-14) del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que obliga a Francia a inscribir a menores nacidos por gestación por sustitución (GS), como hecho esencial para el acceso a derechos infantiles.

Esa obligación al Supremo le ha dado igual. Considera que no son casos comparables (¡!¿?). Ordena que los menores se inscriban a nombre del “padre biológico”, que podría ser diferente para cada gemelo, a nombre de la “gestante”, que legalmente no es madre, y, a posteriori, la “pareja del padre” correspondiente adopte al otro menor. Cosa que dada la rapidez, eficacia y eficiencia de los tribunales españoles puede llevar entre meses y años.

Toda esta cuadratura del círculo para llegar al punto de origen, la filiación de los menores a nombre de sus padres. Pero realizando un camino incierto. El Tribunal opina que la jurisprudencia del TEDH no es válida en este caso. En Francia las menores no accedían a la nacionalidad francesa ni a su condición de herederas de sus padres y aquí no concurre esa problemática, dado que los menores en todo caso serían inscritos y se garantizarían así sus derechos. ¿Garantía?

¿Qué sucedería si, mientras se está en proceso de adopción, el padre biológico fallece? El menor quedaría con una “madre” titular a miles de kilómetros, que no es madre porque nunca quiso serlo, y un padre “no biológico”, sin derechos de salvaguarda del menor. En esta situación el niño se ve abocado a un limbo legal y queda desprotegido.

O al revés. Que, antes de completar la adopción, el fallecido fuese el “no biológico”, el adoptante. Sus hijos no podrían heredarle, porque aún no lo serian legalmente y quien fuese heredero “legítimo” podría reclamar la herencia. Por no hablar de fallecimiento de la gestante y las implicaciones adoptivas, legales y de herencia que acarrearía para sus hijos propios y para los “hijos” que le quiere asignar un tribunal español.

A modo de caso práctico, para ilustrar cómo despreciar el interés superior del menor, no tiene desperdicio. El TS considera que el riesgo es pequeño y asumible. Señorías, que una sentencia judicial ponga en riesgo de desamparado a un menor, siquiera un solo segundo, es una aberración de tal magnitud que deberían sentir vergüenza de pensarlo, más aún de dejarlo plasmado en unos folios con el sello del Tribunal Supremo del Reino de España. Han actuado al dictado de su ideario personal, sin querer ver que su decisión promueve, indirectamente, el tráfico de menores.

Políticos

El día 10 de febrero se reunían, en el edifico anexo al Congreso de los diputados, responsables del PSOE con dos asociaciones que promueven una ley de Técnicas de Reproducción Asistida que incluya la Gestación subrogada o Gestación por Sustitución (GS).

La conversación empezó con una declaración:

El partido no aceptará ninguna regulación de los vientres de alquiler.

-No venimos a hablar de vientres de alquiler, si no de reproducción asistida y GS.

Es igual. No.

Nos encontramos frente a un rotundo no a cualquier tipo de regulación. No y mucho más que no.

La jerarquización de las sexualidades, que es el fundamento de la homofobia, ha llegado a los grupos que tradicionalmente han defendido al colectivo LGTB, ampliando la clasificación. Ahora no es lo mismo ser gay, con derechos restringidos, que ser lesbiana, con derechos ampliados.

lgbt oveja rosa jueces leyLa reunión se puede concretar en una sola frase, dicha por Carmen Montón, secretaria de Igualdad de la Comisión Ejecutiva del PSOE. Los gais no tenéis derechos reproductivos, solo adoptivos.

Intenté explicar que los derechos sexuales y reproductivos no pueden ser discriminados en función de sexo u orientación sexual, pero cortó mi discurso: ¡no vas a comparar! Las mujeres tenemos útero, los hombre no (¡qué claridad de ideas!). Repliqué que, al igual que dos mujeres pueden ser ambas madres graci… en este punto la mujer, socialista, que estaba a mi lado, mirándome a los ojos, dijo que una cosa es que las mujeres se inseminen y otra que los hombres pretendamos usar los óvulos o el útero para tener hijos, que eso es explotación femenina… Sostuve su mirada y en su sonrisa pude ver la continuación de la frase: …banco de semen ambulante.

Tratamos de razonar, contar que hay Juventudes Socialistas con otros pronunciamientos, que esperábamos hablar con Pedro Sánchez… Y entonces la señora Montón fue rotunda: Pedro Sánchez ve por mis ojos y oye por mis oídos. Asunto zanjado. Acabábamos de descubrir quién manda en el Partido, quién mueve los hilos.

Que en el PSOE había un núcleo de gayfobia era algo que había percibido a veces. La reunión fue, más que la confirmación de un desprecio, toda una declaración de principios segregadores.

Preciso es señalar que esta es la ideología de grupos impregnados de gayfobia, no de todos los colectivos LGTB, ni por supuestos de las lesbianas. Como es preciso insistir que todo esto es lo que dijeron las dirigentes del PSOE, no las bases ni las Juventudes. Lo que he transcrito, literalmente, es la línea oficial del partido, según las propias palabras de la secretaria de (des)igualdad, el pensamiento único que acatan los dirigentes públicos y el líder máximo.

Fobias a parte, es llamativa la falta de memoria histórica. Las prohibiciones en materia reproductiva nunca han funcionado como esperan los prohibicionistas. La proscripción no impidió el aborto, pero si trajo dolor y mafias. El veto a regular la GS hará que miles de personas salgan de España para construir su familia y las empujará a correr el riesgo de caer en manos faltas de ética que busquen provecho personal, explotando a gestantes y padres. Prohibir solo beneficia a un grupo de personas: las que se lucran con la prohibición.

Niños

Ellos. El motivo de todo esto. Niños. Hijos.

oveja rosa paternidad subrogadaHijos deseados, queridos, buscados. Hijos a los que la ciencia permite llegar pero que las leyes, siempre tardas, les cuesta ver. Como cuesta reconocer la intencionalidad, pilar fundamental en la cimentación familiar.

Que el niño sea deseado y venga al mundo por voluntad de sus padres sigue siendo un tema menor. Es más importante el sexo y sus variantes. Los extremos se tocan y tanto los sectores más radicales de los diferentes feminismos, como los sectores más reaccionarios de la sociedad coinciden en un hecho: la importancia del patriarcado y la hegemonía del matriarcado.

Porque una cosa es combatir al varón y otra cosa es no reconocer que el macho tiene prerrogativas. La heteronormalidad otorga derechos y el varón heterosexual podrá tener hijos con su pareja, sea o no progenitor biológico. Por encima de otras consideraciones, aun cuando fuese un violador de menores, tiene derechos. Un paso más se ofrece a la mujer, en la que es indiferente su orientación sexual. Ella será madre, junto a su pareja, con independencia de que haya preñado o no, haya aportado el óvulo o no, haya parido o no. Aun cuando fuese una maltratadora infantil, nadie le negará su derecho a ser madre. ¡Ah! pero si un hombre quiere formar una familia monoparental… eso no, que será macho pero no tiene útero. De los otros, ni hablemos. Otros que, como yo, representamos el último peldaño en la escala social de la igualdad, los intocables. Intocables marcados por el doble pecado de ser hombre y maricón.

A todas estas facciones los niños, en realidad, no les importan más que como herramienta de poder, como coartada para defender sus caducos idearios.

Dice Noelia Igareda, investigadora del grupo Antígona, Mujeres y derecho en perspectiva de género, que  la regulación de la gestación por sustitución “daría pues una respuesta a una creciente demanda social, supondría un obstáculo al turismo reproductivo, constituiría un instrumento para garantizar el derecho a la reproducción de cierta parte de la población, ofrecería seguridad jurídica a las partes, y permitiría un control legal de las condiciones para no incurrir en situaciones de explotación o de falta de ética”.

Paternidad y maternidad deben (deberían) ser decisiones voluntarias, buscadas libremente y libremente consentidas en ejercicio de la autonomía reproductiva. La pregunta básica es: ¿tiene la mujer autonomía reproductiva? Ellos y ellas responden al unísono: No. Mejor dicho, Sí, pero solo en lo que consideren.

Ellas y ellos prefieren correr el riesgo de la explotación femenina o el maltrato al menor antes que reconocer su error y legislar.

Sé que la sociedad va muy por delante de las leyes y que todo este revoltijo de incapacitados sociales desaparecerá.

Mientras ese día llega, nuestra misión será defender el derecho de toda persona a ser igual que otra; ese derecho íntimo, particular, a construir la propia familia.

 

Pedro Fuentes

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies