Parece un oasis de tolerancia si lo comparamos con su vecino del norte, pero son muchas cosas las que quedan por cambiar en Corea del Sur para que la democracia se cumpla realmente para todos.

Los militares gays del país han decidido denunciar la difícil situación por la que atraviesan: Que se descubra su homosexualidad siendo miembros del ejército implica cárcel. Sean cuales sean tus condecoraciones. Y esto no es exclusivo de los militares profesionales, ya que todos los surcoreanos deben dar dos años de servicio a las fuerzas armadas de su país.

La historia de Alan Turing desgraciadamente no es un recuerdo del pasado. Sigue pasando en el mundo hoy. En muchas partes. Para quien desconozca su memoria, Turing salvó a EEUU de la derrota durante la guerra al descifrar el Código Enigma de los nazis. Al finalizar esta, fue castrado por homosexual. Un gran premio a su labor. Turing se suicidó poco tiempo después.

Fang fue detenido junto a otros 21 soldados, tras una caza de brujas iniciado en 2017. Una vez detenidos, les obligaban a conectar con sus contactos y a usar aplicaciones de citas bajo su supervisión para continuar con la caza de militares homosexuales.

En virtud del artículo 92.6 del código penal militar, los soldados que mantienen relaciones homosexuales se enfrentan a dos años de cárcel y trabajos forzados sin son condenados por un tribunal. Fang  Según el Centro de Derechos Humanos del Ejército, afincado en Seul, actualmente hay otros 3 oficiales de la marina investigados por denuncias ajenas, una de ellas de su terapeuta:  «El hecho de que un terapeuta militar haya revelado la orientación sexual del soldado sin su consentimiento dice mucho sobre los derechos humanos en el seno de las fuerzas armadas surcoreanas«, considera Lim Tae-hoon, director de dicho centro.

El ejercito surcoreano mira para otro lado y dice que simplemente sigue ordenes del Ministerio de Defensa. Por su parte, el ministerio asiente, y ratifica que la prohibición de la sodomía en el código penal militar «es necesaria para el mantenimiento de hábitos de vida saludables y de la disciplina en el seno del ejército».

Una violación brutal de los derechos humanos en uno de los países más ricos del mundo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar