Preciosas historias de amor, paternidad y generosidad. Hoy queremos contarte de Bjarke Damm y Lars Hansen, una pareja gay danesa, donde ambos tienen 44 años.

Lee también: Esta pareja gay adopta a 4 hermanitos abandonados en un albergue

Son padres de trillizas, pero no trillizas propiamente tal, aunque si de pronto tenemos 3 bebés de los mismos gametos y nacidos con solo unos días de diferencia, es lo más parecido a tener trillizos, ¿no crees?

Bjarke Damm y Lars Hansen querían ser papás, intentaron adoptar pero al ser una pareja gay lo tuvieron difícil. Dos personas muy cercanos a ellos, Pía, la hermana de Bjarke y una amiga de ella se ofrecieron a ser madres gestantes.

Lee también: Por fin esta pareja gay logra adoptar a los 4 niños que cuidaba hace 5 años

Con una donante de óvulos y el semen de Lars crearon los embriones en una clínica de Estados Unidos. Primero implantaron un embrión en Pía, la hermana de Bjarke, que se quedó embarazada a los 42 años de una niña.

Dos semanas después transfirieron dos embriones a su amiga Danielle de 40 años. ¡Se quedó embarazada de gemelas! Sin duda esta pareja tuvo mucha suerte, ya que muchas veces los tratamientos pueden extenderse por años sin resultados.

Lee también: Dinamarca y Suecia: descienden los casos de suicidio después de la aprobación del matrimonio igualitario.

Bjarke Damm con su hermana y Lars Hansen con la amiga de Pía.

Así han venido a este mundo las pequeñas Anna, Lili y Nora.

En Dinamarca la gestación subrogada no está legalizada. Se considera madre a quien ha parido a los hijos (sin importar que sean genéticamente suyos) y después de dos años y medio la madre puede dar a sus hijos en adopción.

Anna, Lili y Nora ya han cumplidos dos años y medio así que sus madres gestantes han ofrecido la adopción y sus dos papás ya conforman junto a ellas una familia legalmente establecida.

«Es genial formar una familia y es tan importante que se nos reconozca legalmente como padres de nuestras tres hermosas niñas. Había tantos obstáculos, pero solo dimos un paso a la vez. Ahora, con amor, respeto y mucha incertidumbre, lo hemos logrado», dijo Bjarke a Clarín.

«Creo que somos la primera pareja gay en Dinamarca en convertirse en padres legales de todos nuestros hijos biológicos. Son simplemente increíbles. Todas duermen juntas en una habitación, pero todavía no dormimos mucho».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.