Israel ofrece la mayor protección para las personas LGBT en el Medio Oriente. Y, sin embargo, más de 100 cineastas LGBT han firmado una promesa de boicotear el festival de cine LGBT patrocinado por el gobierno de Tel Aviv, TLVFest, en lo que afirman es una muestra de solidaridad hacia los miembros de la comunidad LGBT palestina.

The Hollywood Reporter  informa que el boicot fue organizado por organizaciones queer palestinas y PACBI (Campaña palestina para el boicot de acciones culturales israelíes), el brazo académico y cultural del movimiento Boicot de desinversión (BDS) que busca obligar al mundo a cortar todos los lazos con Israel en protesta por la llamada ocupación.

Del 4 al 13 de junio de 2020 se celebrará la 15ª edición del TLV Fest y podremos ver películas de este año pasado y algunas antiguas como, por ejemplo «Margarita, with a straw».

Sin embargo, no todo el mundo está conforme con cómo trata el Gobierno israelí a las personas del colectivo LGTB palestino. Entre los más de cien firmantes de ese documentos se incluyen la ganadora del Premio Turner Charlotte Prodger, el nominado a la Palma de Oro Alain Guiraudie y el galardonado documentalista indio Harjant Gill, entre otros.

La promesa afirma que el movimiento LGBT «está íntimamente conectado con la liberación de todos los pueblos y comunidades oprimidas» y se compromete «a no presentar películas ni participar en TLVFest u otros eventos patrocinados parcial o totalmente por instituciones cómplices israelíes hasta que Israel cumpla con el derecho internacional y respeta los derechos humanos palestinos».

VER: Las mejores películas LGTB basadas en hechos reales

Según el PACBI, la promesa representa una «nueva y proactiva posición de artistas queer en solidaridad con la lucha palestina por la libertad, la justicia y la dignidad».

A pesar de que Israel tiene la mayor protección para las personas LGBT en el Medio Oriente, los organizadores del boicot afirman que esas protecciones simplemente equivalen a «esfuerzos de lavado de rosa», donde utilizan la causa LGBT para «proyectar una imagen progresista mientras niegan los derechos de todos los palestinos, queer y no queer por igual».

Aunque los derechos LGBT son mejores en Palestina que en otras partes del Medio Oriente, como Arabia Saudita e Irán, los prejuicios culturales y la influencia de las organizaciones islámicas extremistas significa que muchos homosexuales son oprimidos rutinariamente. El año pasado, la Autoridad Palestina prohibió cualquier actividad LGBT en Cisjordania, y un portavoz de la policía los describió como «perjudiciales para los valores e ideales más altos de la sociedad palestina».

Los cineastas y otros artistas han intensificado su activismo antisionista en los últimos años, tomando posiciones regularmente contra el estado de Israel. Cantantes como Lorde y Lana Del Rey provocaron controversia cuando anunciaron que no actuarían en Israel, mientras que Madonna también fue noticia en la final del Festival de la Canción de Eurovisión el año pasado en Tel Aviv cuando su actuación contó con una bailarina que llevaba la bandera palestina.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.