A sus 25 años ya ha desterrado tabúes que algunos de sus compañeros han tardado varias décadas en dejar atrás. El judoca Célio Dias es el primer olímpico portugués en dar el paso de salir del armario (lo ha hecho en una entrevista para el periódico deportivo Record), pero además se plantea convertirse en asistente de otras personas LGTB para hacerse visibles y enfrentarse a la opinión pública. No lo hizo cuando jugó los Juegos Olímpicos de Río, y eso que hubo toda una oleada de deportistas LGTB que dieron un paso adelante, porque estaba entonces atravesando uno de los peores momentos de su vida, pero ahora, más tranquilo, ha querido sincerarse y convertirse en un referente casi único en su país.

Célio fue séptimo en el Campeonato Mundial de Judo de 2013, y diecisieteavo en los Juegos Olímpicos ,un puesto que no esperaba y que le sumió en una depresión que le llevó a intentar suicidarse y que le generó el trastorno esquizo-compulsivo que ahora padece, como confesó en la misma entrevista en que salió del armario. Explicó que tiene antecedentes de esquizofrenia en su familia, y que la profunda presión mediática y deportiva de los juegos fue el desencadenante de un problema del que afirma se está recuperando. El deportista quiso hacer estas declaraciones para animar a las personas con enfermedades mentales a aceptar y poder visibilizar su circunstancia, un acto de verdadero valor y altruismo.

“Me he dado cuenta de que puedo ser perfectamente feliz, como cualquier otra persona”. son las palabras con las que Celio sellaba sus valientes declaraciones. Minutos después de publicarse la entrevista, se generó toda una ola de apoyo en las redes sociales hacia él, a la que quiso responder en sus redes con estas maravillosas declaraciones:

 “No tengo palabras para agradecer todo el cariño que he recibido después de mi entrevista en Record. Muchas personas me han dado la enhorabuena por mi personalidad y por el valor de ser el primer atleta olímpico de Portugal en exponer socialmente su homosexualidad y su enfermedad mental. (…) Quiero agradecer primero a mis padres, que con sus 48 años de matrimonio me enseñan todos los días que el amor es la respuesta a todo tipo de discriminación; quiero agradecer a mi familia por el apoyo incondicional y por haberme enseñado que es en mis orígenes donde está mi fuerza; quiero agradecer a mi profesora de Filosofía Joana Rigato por enseñarme a tener un espíritu crítico ante la realidad concreta y objetiva y por darme las herramientas necesarias para darme cuenta de que todo el mal no es más que es la expresión de la falta de amor y de educación (…) A todas las personas que sufren de una enfermedad mental quiero decirles que no están solas y que tengan el valor de aceptar su condición. Es posible vivir una vida equilibrada, creedme. A la comunidad LGTB quiero enviarle un mensaje de esperanza y aplaudir a todos aquellos que luchan por los derechos y por una sociedad más inclusiva y saludable. Es un privilegio ser deportista y dar un testimonio de vida a todos aquellos que estén abiertos a escuchar mi mensaje. ¡Gracias Portugal!”

Es innegable el atractivo físico del portugués, por lo que era de esperar que cuando la primera cámara se fijara en él, le iban a llover ofertas publicitarias. De ahí que, además de judoca, Célio se haya convertido rápidamente en un prometedor modelo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar