Joe Maldonado llevaba un mes en los Boy Scouts de New Jersey, disfrutando con sus amigos, haciendo acampadas y experimentos. Nada presagiaba que de un día para otro le fueran a quitar la posibilidad de participar de lo que más feliz le hacía, pero así fue.

Y es que para los Boy Scouts Joe dejó de ser Joe y pasó a ser Jodi, el nombre con que nació este niño con disforia de género. Sin duda, esta experiencia de rechazo es un obstáculo más con el que Joe tendrá que lidiar.  Pero este obstáculo no tiene una causa biológica como su disforia, sino que tiene un responsable real, una organización que se enorgullecen de “ayudar y empoderar” a sus niños. “No es justo” son las claras y dolorosas palabras que Joe dijo recientemente a la CNN.

Todo lo que el grupo ha dicho a la madre es que “en los Scouts seguimos el certificado de nacimiento y el sexo biológico”.  “Joe no cumple con los requisitos necesarios para participar en el programa” ha rematado su directora de comunicación, Effie Delimarkos.

Joe y su madre, en la CNN

                                   Joe y su madre, en la CNN

 

Desgraciadamente no nos sorprende la postura de los Boys Scouts. Hace tan solo tres años tenían vetada también la entrada en el grupo a los homosexuales. Pero parecía que su dinámica estaba cambiando; incluso el año pasado se consideró la posibilidad de tener líderes de grupo homosexuales.

Lee también Disney retira sus ayudas a los Boys Scouts por discriminar a los niños homosexuales. 

Girl Scouts EEUU, sin embargo ha tratado los temas transgénero de forma totalmente diferente e inclusiva: “Si el menor es reconocido por la familia y la escuela/comunidad como una niña y vive culturalmente como una niña, Girl Scouts es una organización que puede ayudarla de una forma que es segura tanto física como emocionalmente“. Sin duda tiene más sentido que una organización dedicada a los jóvenes tenga una visión integradora como ésta.

Pero sin duda lo más intrigante ha sido la opinión de Paul McHugh, profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, quien ha defendido la posición de los Boy Scouts porque según él “(Los Boy Scouts) eligieron vivir en un mundo objetivo, de hechos de la naturaleza, y el niño en un mundo subjetivo, que está en la mente”. Tristemente una vez más se considera alteración psicológica a la disforia de género, cuando la ciencia ha demostrado que el género tiene un locus cerebral que difiere entre hombres y mujeres y que en el caso de los transexuales no concuerda con el sexo biológico. Viendo sus conocimientos sobre el cerebro, miedo nos da pensar cómo es su desempeño en el hospital. 

Seguramente el tiempo hará recapacitar a los Boy Scouts, pero para Joe será tarde. “No voy a volver ahí. Tal vez a otro (grupo de) Boy Scouts, pero no a ese. Me echaron cuando me estaba divirtiendo mucho, y lo arruinaron”, dijo un niño que debería estar aprendiendo junto a sus amigos en lugar de hablando con la CNN. 

Lee también Niños trans se unen en Chile para pedir respeto y derechos.

Fuente: Cnnespanol.cnn.com

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR