Como en cada cambio de estación se agradece que la temperatura varíe y tanto el paisaje como la luz y los colores vayan tornándose más acordes con la temporada que toca. Ahora estamos en uno de esos momentos, diciendo adiós al verano y su calor, y preparándonos para un otoño lleno de intensidad y calidez, convirtiéndolo para mí gusto en una de las estaciones más bonitas y, cómo no, en una opción muy interesante si vas a buscar fecha para tu boda.

Es un hecho que la mayoría de las parejas eligen los meses de verano para casarse pero siempre he defendido que salirse de la norma es una buena idea, por dos grandes motivos principales: por un lado, la parte económica y por otro, la parte decorativa.

Las ventajas de elegir una fecha fuera de lo que se considera “temporada alta de bodas” se notan principalmente en la contratación del lugar de celebración y del menú que vayas a servir, ya que al haber menos demanda es más sencillo encontrar mejores ofertas de restauración. Del mismo modo, los menús incluirán productos de temporada, haciéndolos mucho más frescos, sabrosos y económicos. Incluso si quieres tener un detalle con los invitados una buena opción pueden ser unas maravillosas mermeladas de frutas de temporada como higos, frutos del bosque, manzana o membrillo que harán que todos recuerden ese día con un toque muy dulce.

En esta época no debemos considerar la celebración al aire libre como un inconveniente, ya que el entorno por sí mismo es la principal fuente de decoración y si resulta que hace frío o llueve, la opción de celebrarlo en el interior es igual de válida puesto que la naturaleza lo envolverá todo y cuando salgas a tomar el aire tendrás un decorado precioso. Existe una amplia variedad de carpas (¡incluso de colores!) que podrían acoger a todos los invitados hasta el final.

Debes tener en cuenta a la hora de decorar qué colores quieres usar puesto que no todo es marrón y naranja en esta época, y el granate, el añil, el verde, el berenjena o el beis, son también muy apropiados, e incluirlos en las invitaciones puede ser un bonito detalle. Asimismo, en la decoración de los distintos ambientes puedes jugar con nueces, calabazas (las que no son de Halloween quedan muy bien), ramas, hojas, agua… La combinación te sorprenderá.

Respecto a los complementos, en el caso de las chicas gran parte de la atención va dirigida al ramo por lo que puedes incluir en él espigas de trigo, piñas o algodón, que por un lado tendrá sobredosis de originalidad y por otro, una vez que haya pasado el día durará mucho más tiempo intacto. Y en el caso de los chicos, tanto con el prendido de la solapa como con los tirantes, la pajarita o la corbata por ejemplo, puedes llevar ese toque autumn.

Pero después de todo esto, si  sólo quieres que la boda tenga un toque otoñal te recomiendo que uses un par de elementos o tres como mucho que puedas combinar y sean el hilo conductor de la decoración.

En definitiva, desde la decoración de los espacios, pasando por los colores, nuestros complementos, e incluso el menú, las bodas de otoño están cargadas de eco-deco, calidez y sabores que harán que la tuya sea especial.

Mac&Bell, bodas a tu estilo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR