Las parejas homosexuales podrán adoptar niños en Victoria y tendrán menos problemas en cuanto a la discriminación laboral como consecuencia de su sexualidad gracias a las nuevas reformas promovidas por el ministro de Igualdad australiano. Martin Foley, prometió dedicar su tiempo a cambiar la situación del colectivo LGTB.

La legislación actual de la región de Victoria permite a las personas homosexuales actuar como padres adoptivos pero no se les permite adoptar niños de manera conjunta con su pareja, incluso si el niño en cuestión ha estado bajo su cuidado durante años.

Además, según Foley, la ley vigente trae consigo otras desigualdades. Entre ellas, la imposibilidad de que una persona homosexual pueda adoptar al hijo de su pareja y la prohibición de adoptar a niños concebidos por la fecundación in vitro.

La comunidad homosexual ha dado la bienvenida a estas reformas pero aún habrá que realizar una revisión gubernamental antes de que la nueva legislación sea introducida en el Parlamento. La Comisión de Reforma de Ley de Victoria realizó ya una revisión similar bajo el gobierno de Brumby en el año 2007.

Foley aseguró que la reforma pretende conseguir la igualdad de derechos de adopción para las parejas del mismo sexo y que la revisión será necesaria para evitar problemas o erratas en este nuevo proyecto. “Será tratado tan rápido y tan a fondo como podamos. Lo haremos una vez y lo haremos bien” declaró Foley acerca del asunto.

El Gobierno incluye también en este proyecto de reforma aspectos como evitar la discriminación en lugares como las escuelas como consecuencia de la orientación sexual o las creencias religiosas, obligar a todas las escuelas secundarias a incluir programas de apoyo a los estudiantes de la diversidad sexual, provocar cambios en el Registro de Relaciones para que las parejas homosexuales que hayan celebrado su matrimonio en otro lugar puedan obtener el reconocimiento a su estado civil en Victoria y eliminar la discriminación contra las personas que sufren VIH.

Las reformas promovidas por Foley suponen la primera ocasión en la que un gobierno australiano dedica un ministro específico para luchar por los derechos del colectivo LGTB. Tal y como afirma Foley, ha recibido numerosas críticas de distintas facciones de la sociedad “he recibido numerosos e-mails muy desagradables que ni he respondido” declaró Foley.

Anna Brown, miembro de la organización en favor del colectivo LGTB en Victoria dijo: “El Gobierno de Andrews supone una nueva referencia nacional en favor de los derechos del colectivo LGTB y nosotros animaremos a la coalición a luchar por la diversidad”.

Cáscara amarga

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.