En la escuela de secundaria Botwood Collegiate, Canadá, existe un grupo llamado ‘Gay-Straight Alliance (GSA)’ grupo de aliados LGTB-hetero en defensa de la igualdad y la diversidad en las aulas. El problema surge cuando un parte del alumnado, claramente anti-LGTB, comenzó a chocar con elles.

Botwood es un pequeño pueblo rural con una población de solo 3.000 habitantes con lo que se entiende que su apertura a la diversidad sea más lenta pero lo que en este colegio ha sucedido va mucho más allá de la intolerancia.

El GSA había colgado carteles de la bandera arcoíris en  la escuela y estos han sido arrancandos repetidamente, mientras que otros han sido sustituidos o han pegado encima otros donde se podía leer: “Orgullo hetero” con una bandera también a rayas, pero en blanco y negro.

VER: Conoce ‘Les niñes’ una escuela trans en Chile

Una bandera de "Orgullo recto" está pegada en la parte superior de un póster de Gay-Straight Alliance en la escuela de Canadá

Ashley Hoskins, miembro de GSA, comentó que el desencuentro era evidente y que según sus palabras “es prácticamente una guerra civil” entre el GSA y el grupo de estudiantes anti-LGBT. Ashley dijo que el abuso había comenzado con el vandalismo reiterado de los carteles, pero ellos intentan combatir ese odio una y otra vez.

“Decían que querían que la gente muriera. Querían prendernos fuego y arrojarnos al río. Hubo mucha gente que faltó a clase una semana porque se sentían amenazados”.

Daniel Peckford, uno de los fundadores de la GSA, dijo que la escuela había suspendido a varios de los atacantes, pero que el acoso continuaba a pesar de todo. Las personas de Gay-Straight Alliance dicen que la escuela no ha logrado detener el abuso homófobo.

Tony Stack, jefe del Distrito Escolar Inglés de Terranova y Labrador, se ha enfrentado a estos acontecimientos. “Nos comprometeremos con cualquier medio a nuestro alcance en términos de disciplina. Podemos recurrir a la expulsión, en definitiva. Algunas de estas cosas pueden rozar el aspecto criminal, y podemos continuar aplicando suspensiones y también algunas medidas proactivas de justicia restaurativa”.

Tony Stack tiene muy claro qué será lo que acabe de una vez con ese odio a la diversidad, en esa escuela y en el mundo en general. “Creo que, en última instancia, lo que va a cambiar las actitudes regresivas y los pequeños focos de odio es la educación”.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar