Avery Jackson tiene solo 8 años, pero su energía, su fuerza y compromiso emocionan. Es una niña trans que lucha por sus derechos y por los de la Comunidad LGTB.

Avery-Jackson

Con una claridad que impresiona, Avery se sorprende por la discriminación que sufre el colectivo trans en el mundo: “Ojalá a la gente no le diera miedo la comunidad trans. No soy un monstruo, no doy miedo. Solo quiero que me traten como a un ser humano más”.

Recientemente la pequeña visitó en Topeka, Kansas,  la ‘Casa de la Igualdad’ (Equality House), un rancho pintado con los colores de la bandera arcoíris, justo enfrente de la Iglesia Bautista de Westboro, que ataca a la comunidad LGTB. Una vez al año, la Casa de la Igualdad se pinta de los colores de la bandera transgénero (rosa, blanco y azul). En su visita, Avery declaró: “Me encantó. Me hizo sentir tan feliz y orgullosa de ser trans”.

Planting Peace, la organización tras la Casa de la Igualdad, lanzó una campaña para recaudar 70 mil dólares el pasado miércoles 30 de marzo. En solo tres horas, ya llevaban 20 mil. Un paso más para pintar más casas de los colores trans. Avery se dedica a recaudar fondos para otros niños y otras niñas como ella.

No te pierdas el vídeo:

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR