Cuando veo las entrevistas de Mario Vaquerizo, siempre me topo con alguna pregunta indirecta que le replantea su sexualidad. Esté como esté formulada la pregunta, el subtexto siempre es el mismo “¿Pero tu estas seguro, seguro seguro seguro, de que no eres gay, ni un poquito??”.

Mario Vaquerizo posandoInevitablemente esta pregunta me remonta a cuando a mi me dicen “¿Eres lesbiana? Pues no lo pareces. No te pega nada” o el mas directo a la yugular “¿Tu estas segura de que eres lesbiana? Porque eres demasiado femenina”.

Y es esa la razón por la que el estigma de que todas las lesbianas somos masculinas sigue existiendo: Primero porque a las femeninas nos asimilan como heterosexuales aunque todo demuestre lo contrario: Si vas con tu novia de la mano, seguramente seáis amigas íntimas, (en el caso de que ninguna de las dos este rapada o lleve actitud masculina, claro). Si directamente te lias con tu novia en un bar, siempre hay alguno que se siente con la libertad, e incluso la invitación, de participar. “Serán bisexuales, son demasiado femeninas” piensa el borrachuzo de turno.

Lo mismo le pasa a los bisexuales. Si una chica es bisexual con apariencia masculina, “seguro que en el fondo del fondo es lesbiana“. Si es bisexual muy femenina, “seguro que acabará con un hombre”. Si es bisexual y masculino, “será una tendencia puntual y pasajera”, y si es “amanerado”, “ese es mas gay que nadie, eso de que es bisexual no se lo cree nadie”.

En definitiva, en el insconsicente colectivo sigue imperando la creencia absoluta de que: “Persona masculina: Le gustan las mujeres. Persona femenina: Le gustan los hombres. Y punto”.

Pero qué pasa en el caso de las que somos femeninas, pero queremos tener el derecho a que no duden de lo mucho que nos pone otra mujer, o de que no nos acostaríamos con un hombre ni por asomo. Qué pasa con los hombres gays mas varoniles que quieren dejar de suscitar sorpresa cuando aparecen con otro hombre de la mano. Qué pasa con las mujeres transexuales lesbianas. (Hombres de nacimiento que devienen en mujeres, pero aman a otras mujeres). En todos estos casos, su “genero”, como se entiende género en la sociedad de a pié: -Los rasgos y las tendencias masculinas y/o femeninas del caracter y del cuerpo comportandose*-, rompe ese molde tan simple por el que nos creemos con derecho a decirle a Mario “¿Seguro seguro que no??”.

Mario-Vaquerizo-Ovejarosa

Pues no, señores y señoras. Mario siempre lo deja muy claro “Cuando me dicen que soy gay, estan insultando a mi mujer. Afirmando que ella vive una mentira o vive en la insatisfacción sexual crónica”.

Y sin querer entrar en lo que muchos opinan sobre lo que deben hacer o dejar de hacer en la cama, -eso, sinceramente, nos da igual; hay tantas sexualidades como personas-, esta claro que Mario tiene una pareja femenina. Esta casado con una mujer. Una mujer sexy, inteligente y profundamente valiosa. Y es feliz.  (Personalmente estoy enamorada de la preciosa pareja que hacen estos dos).

En fin, Mario, que eres un tio maravilloso y además muy atractivo. Tú, tan “femenino” como heterosexual. Y yo, tan “femenina” como lesbiana.

!¡Y que vivan las miles de combinaciones entre “género” y “orientación sexual”, y entre los “masculinos”, los “femeninos” y los “intermedios”. En Oveja Rosa son todas bienvenidas!!.

 

*Sabemos que los términos Femenino y Masculino son tremendamente limitados para definir nuestra forma de ser y estar, y que muchos estan en lucha por que nos salgamos de una clasificación tan simple. Estamos totalmente de acuerdo con ello, pero en este artículo los hemos usado de forma simplificada para no irnos por la tangente del tema a tratar.  ¡Gracias por entenderlo!

Ana Rojas

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies